Uncategorized

Meal prep: guía para principiantes

En este post os traigo Meal prep: guía para principiantes que espero os haga la vida algo más fácil. 

Si te cuesta encontrar el tiempo para preparar la comida todas las mañanas para llevártela al trabajo o preparar la cena todas las noches es algo difícil, o incluso si pedir comida para llevar es lo habitual en tu rutina, probablemente estás preparado para implementar esta nueva moda de “meal prep” (en español, preparación de comidas, pero no tiene el mismo impacto). 

 

 ¿Qué es “meal prep” y porqué deberías probarlo?

“Meal prep” es tan simple como preparar comidas en antelación para tenerlas listas cuando sea que las necesites. ¿La manera más fácil de hacerlo? Elige un día que tengas libre, es más fácil si es durante el fin de semana un sábado o domingo, para preparar las comidas para la siguiente semana.

 

A la gente le gusta mucho esta práctica porque tener la comida ya hecha es algo súper cómodo. A mi por ejemplo me da mucha pereza cocinar por las noches y si no lo preparo con antelación, acabo comendo cualquier cosa (normalmente algo que no es lo más sano del mundo).  “Meal prep” significa que sólo tienes que cocinar una vez a la semana y no tener que estresarte por lo que vas a comer o cenar.

 

Preparar las comidas con antelación puede también ayudar a comer más sano. Es muy fácil caer en la tentación de calentar una pizza en el horno tras un duro día de trabajo, sin embargo, al preparar todo en un mismo día te podrías ver motivado para elegir comidas más sanas y nutritivas.

 

Como “Meal prep”:

Preparar comida para toda una semana puede parecer estresante o muy difícil, pero de hecho es bastante fácil una vez que lo incluyes en tu rutina.

 

1.    Equípate con lo necesario

Contrario a lo que algunas guías pueden decir, no hace falta que compres una gran cantidad de cosas para empezar. Estoy segura de que todos tenemos sartenes y cacerolas de sobra en nuestra cocina. Eso sí, antes de empezar asegúrate que tienes tapers de sobra (normalmente se recomiendan que sean de cristal, pero los de plástico funcionan de la misma manera)

 

2.    Planea tu menú

Antes de empezar a cocinar es de mucha ayuda escribir las comidas que vas a tener cada día. De esta manera será más fácil asegurarnos que tenemos una dieta equilibrada y llena de nutrientes, no queremos hartarnos de pasta todos los días.

En cuanto a qué cocinar dependerá de la persona, si tienes alergias, si comes carne o no, si eres vegetariano o vegano, etc. la lista es bastante larga.

Lo importante es consumir comidas llenas de nutrientes y que nos satisfacen a la vez que nos ayudan a mantener una dieta sana.

 

No tienes porqué empezar cocinando para toda la semana, puedes empezar cocinando para dos días, por ejemplo. Tampoco tienes porqué planear cada comida. Puedes empezar por cocinar el doble de ingredientes, de esta forma tendrás ingredientes listos para dos veces. Por ejemplo, cuando algún tipo de arroz o pasta suelo echar el doble para así tener suficiente para la cena o para la comida del día siguiente.

 

3.    Compra y cocina

Una vez que tienes preparado el menú, ¡Es hora de ir a comprar! Asegúrate de escribir una lista antes de salir de casa, así no te olvidas de nada. Es mucho más fácil escribir una lista con todo lo que necesitarás para cada comida que intentar recordarlo de memoria.

 

A la hora de cocinar piensa en formas de ser lo más eficiente posible. Por ejemplo, si quieres tener arroz y pasta algún día de la semana pon a hervir agua a la vez (en dos cacerolas distintas por supuesto) y cocínalo a la vez. De la misma manera, si quieres preparar verduras al horno o usarlo para más de una cosa, puedes preparar los distintos ingredientes y meterlos en el horno juntos (prestando atención al tiempo de cocina de cada cosa, no vaya a ser que se nos queme). Algo que también es de ayuda es empezar a cocinar las comidas que tomen más tiempo y terminar con las que son más fáciles y rápidas.

 

4.    ¡Y listo! ¡A los tapers!

¿Todo hecho? ¡Perfecto! Es la hora de almacenar la comida para asegurarnos que se mantiene bien durante la semana y que es de fácil acceso.

 

Es importante recordar que:

1.    Usa los envases adecuados.

2.    Mantén ensaladas y aliños separados. Si almacenas una ensalada que ya está aliñada, encontrarás que la ensalada no se mantiene fresca (no recomiendo comerla)

3.    Deja que la comida se enfríe antes de congelarla o meterla en el frigorífico. Está bien si metemos la comida recién hecha en los envases, pero no dejar que se enfríe puede causar intoxicación alimenticia.

 

Es importante usar nuestra intuición a la hora de comer, s ves que algo se ve extraño o no huele bien, no lo comas. Hay comidas que se mantienen frescas mejor que otras, aunque siempre puedes congelar la comida y sacarla el día anterior.

Si necesitáis un poco de inspiración os dejo por aquí un video de Carolina Ortiz en el que prepara sus comidas para la semana (la verdad que las comidas tienen una pinta muy buena) . 

 

A mi esta práctica me gusta mucho, es muy práctico, aunque aún no he dado el paso de cocinar comida por una semana entera. Yo prefiero hacerlo cada dos días o así, dependiendo de mis ganas y tiempo. Y vosotros, ¿Qué opináis?

Espero que este post os haya servido de alguna ayuda. Comentad que opináis sobre esta meal prep: guía para principiantes. Como siempre, para más consejos sobre como llevar una vida saludable podéis pasaros por mis posts Super comidas para una dieta saludableComidas para mejorar el sistema inmunitario

 

 

 

 

 

¡Únete a la familia!

Una chica realizando el viaje de su vida hacia una vida saludable y llena de bienestar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *